lunes, 22 de diciembre de 2014

El tiempo


El tiempo

 "No me da tiempo" ... " No puedo"

 En realidad lo que decimos con estas palabras es:

 "He elegido hacer otras cosas en lugar de la que me propones"

El tiempo no es una losa que caiga sobre nosotros obligándonos a hacer determinados movimientos, determinadas acciones o a tener determinados pensamientos, como si fuéramos marionetas.

El tiempo solo es una medida del movimiento continuo que es la vida.

La Real Academia de la Lengua define tiempo como “Duración de las cosas sujetas a mudanza.”

Y también como:

“Magnitud física que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro.”

Es decir, la magnitud con la que medimos la duración o separación de los acontecimientos.

Es una medida relativa, tanto que ni siquiera la sentimos siempre igual. A veces se extiende y se hace largo, incómodo, cuando hacemos algo que no nos gusta… Otras veces pasa muy rápido cuando hacemos algo divertido.

La definición que más me gusta de La RAE es: “Oportunidad, ocasión o coyuntura de hacer algo” (A su tiempo)

Pero lo cierto es que siempre podemos elegir qué hacer con nuestro tiempo. leer, trabajar, estudiar, hacer deporte, comer, andar, dormir o soñar. Y, por supuesto, también cumplir nuestros sueños.

Recuerda que siempre puedes elegir.

Siempre decides, muchas veces “sintiéndote” obligado a hacer algo, porque es lo que “hay que hacer”, permitiendo que las circunstancias decidan y las normas te guíen. Vale, está bien si es lo que quieres. La vida en sociedad nos lleva a elegir en ocasiones acatar convencionalismos y realizar actos que no tenemos ganas de hacer.

En cualquier caso es una elección.

La forma en que quieres usar tu tiempo es tu elección.

El compromiso con tus actos será más consistente y más aceptado por ti, si sale del interior, decidido por ti. Los compromisos adquiridos por otras personas para ti no son tuyos si no los haces propios, y eso, de nuevo, es tu elección.

Así que para el año que viene, recuerda que tú decides como usar tu tiempo. Si quieres emplearlo en disfrutar, en reír, o en salir de tu zona de confort para afrontar nuevos retos y alcanzar esos sueños que pospusiste porque no tenías tiempo.